Creencias locas

Pidiendo la resurrección de su hija



Andrew y Kalley Heiligenthal convocaron a 260 mil personas para rezar 

Pero no eran necesarias tantas personas; con dos o tres, bastaba, según el libro errático del que se alimentan los cristianos enfermos