William Lane Graig y los cananeos

06.03.2015 00:14

William Lane Graig, uno de tantos pastores evangélicos, pero de los más conocidos. En otras palabras, uno de los más fraudulentos y farsantes.

   En su indescriptible afán de defender, y minimizar, las matanzas de lo que él y sus compañeros de creencia llaman Dios, el de la Biblia, ha llegado a decir que «Canaan was being given over to Israel, whom God had now brought out of Egypt. If the Canaanite tribes, seeing the armies of Israel, had simply chosen to flee, no one would have been killed at all. There was no command to pursue and hunt down the Canaanite peoples» (Canaán estaba siendo entregado a Israel, a quien Dios ahora había sacado de Egipto. Si las tribus cananeas, al ver a los ejércitos de Israel, simplemente hubiesen optado por huir, nadie habría sido asesinado en absoluto. No había ningún comando para perseguir y cazar a los pueblos cananeos).

   Lane, impasible ante una audiencia que sabe adoctrinada y con escasa posibilidad de crítica, continúa diciendo:«It is therefore completely misleading to characterize God's command to Israel as a command to commit genocide. Rather it was first and foremost a command to drive the tribes out of the land and to occupy it. Only those who remained behind were to be utterly exterminated» (Es, por tanto, completamente erróneo caracterizar el mandato de Dios a Israel como una orden para cometer genocidio. Más bien era, ante todo, un mandato para conducir las tribus fuera de la tierra y para ocuparla. Sólo los que se quedaron atrás serían exterminados por completo).

   No, Mister Lane, no: usted miente más que habla.

   Dejo sin analizar otros puntos de su escrito, y me centro sólo a esos dos párrafos pues es más que suficiente para demostrar las mentiras y tergiversaciones del pastor:

1.- Las tribus cananeas no podían huir: estaban condenadas al exterminio por el Dios de amor de Lane y compañeros, los cómplices de ese Dios, condenadas y obligadas a quedarse en Canaán para ser exterminadas. Yahvé había dicho: «Porque de Yahvé provenía el endurecer su corazón [el de los cananeos, algo así como con el faraón en Egipto: Éxodo, y con el rey Sijón ya antes con Moisés, es decir, antes de entrar en tierra cananea: Deuteronomio 2, 30ss] para combatir a Israelpara que fueran así consagradas al anatema sin remisión y para ser exterminadas, como había mandado Yahvé a Moisés». Josué 11, 20. Biblia de Jerusalén, 1998.

Reina Valera 1995: «Porque de Jehová provenía que endurecieran su corazón para que opusieran resistencia a Israel, a fin de exterminarlos sin misericordia y fueran así aniquilados, como Jehová lo había mandado a Moisés».

2.- Desde unos 400 años antes de producirse los hechos, lo que él llama Dios dictaminó el genocidio de las tribus a exterminar. Veamos ya Génesis 15, 19-21: allí se enumeran las tribus a aniquilar, a aniquilar, no a desalojar llevándolas fuera de la tierra como miente Lane: «... los quenitas, quenizitas, cadmonitas, hititas, perizitas, refaítas, amorreos, cananeos, guirgaseos y jebuseos». En ese pasaje y en otros.

3.- Por último remata el tema: a la postre ha demostrado que sí hubiera habido genocidio, de quien fuese. Pero, ¿por qué huir de su tierra?: por el capricho de su Dios, el que tiene preferencias y elegidos.

 

   Pues nada, Mister: a pasarlo bien (o no) con su sucia conciencia, engañando a tristes personas que no saben defenderse por sí mismas.

©  MiltonAsh

 

Volver