Pentateuco: Levítico

23.04.2017 19:20

Levítico

 

Páginas 330 y 331:

 

I.1.3. LEVÍTICO

I. Ritual de los sacrificios

·         BJ, p. 6: “Mayoritariamente de tradición sacerdotal, mezclada con otras fuentes, y de recopilación postexílica”. Esdras, Tomo II.

   BJ, p. 121: “El conjunto del ritual de los sacrificios es puesto en conexión con la estancia en el desierto y colocado bajo la autoridad de Moisés. De hecho, al lado de antiguas reglamentaciones, incluye cierto número de disposiciones tardías, y no recibió su forma definitiva sino después de la vuelta del Destierro... los testimonios históricos más antiguos datan de la época de los jueces (Jue 6, 26; 11, 31; 13, 15-20). Parece que esta forma de sacrificio está influenciada por el ritual cananeo (I Re 18, el holocausto de los profetas de Baal es semejante al de Elías) y que no es anterior a la instalación de las tribus…. A la tradición cristiana le ha gustado ver en este minucioso ritual de la Antigua Ley un conjunto de preparaciones y prefiguraciones del Sacrificio único y redentor de Cristo y de los sacramentos de la Iglesia”. Hb 8.

   NC, p. 130: “La distinción de las cosas puras y las impuras es, de toda la legislación mosaica, la que choca más con nuestra conciencia moral... esta distinción no es exclusiva de Israel; se halla en otras muchas religiones”.

 

Ø  Lv 1-9; 17, 11; 23; 13-14; Ex 29, 15-18; 30, 12; Núm 15, 27-28; 29, 5; Dt 12, 13ss; 17, 1: Instrucciones de Yahvé para sacrificios rituales sanguinarios de animales los cuales le son muy agradables, sacrificios para expiación de pecados ↓, derechos de los sacerdotes (los levitas, Aarón y sus hijos)...

 

   Grotescamente y con una fantasía fuera de lo común, todas las víctimas y sacrificios eran otras tantas profecías y figuras del sacrificio de Cristo: San Agustín, Contra Faustum. 20, 18.

“No has querido sacrificio ni oblación, pero me has abierto el oído; no pedías holocaustos ni víctimas”: Salm 40, 7.

“¿A mí qué, tanto sacrificio vuestro? –dice Yahvé–. Harto estoy de holocaustos de carneros, de sebo de cebones; y sangre de novillos y machos cabríos no me agrada...”: Is 1, 11; Am 5, 21ss.

Yahvé: “Que yo no dije ni prescribí nada a vuestros padres el día que los saqué de Egipto sobre sacrificios y holocaustos”: Jer 7, 22; Is 1, 13.

“Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos”: Os 6, 6; Am 5, 14.

“Porque es imposible que sangre de toros y de machos cabríos borre pecados”: Hb 10, 4; Miq 6, 7.

·         BJ, p. 121: “Conocida por los asiro-babilonios y los cananeos, la expiación quedó ligada a los fundamentos de la ley israelita;... la sangre se consideraba como la sede del principio vital”. Gn 9, 4. ¯

   Yahvé no está en todas partes. Yahvé estaba en el cielo: Lv 9, 24.

      Gn 15, 8-18; Dt 17, 12-13.

Ø  Lv 1, 3,10; 4, 22-28; 6, 11; 7, 6: Misoginia. Gn 3, 16; Ex 19, 15.

   BJ, p. 122: “El sacrificio llamado `de comunión´ está atestiguado en Canaán, pero el sacrificio israelita se distingue de él por el antiguo rito de la sangre”. Lv 1, 5.

Ø  Lv 3, 1,6: “Si su ofrenda es un sacrificio de comunión...”.

Ø  Lv 3, 16; Gn 8, 21: “... manjar abrasado de calmante aroma para Yahvé. Toda la grasa pertenece a Yahvé”.

“No sigáis trayendo oblación vana: el humo del incienso me resulta detestable. Novilunio, sábado, convocatoria: no tolero falsedad y solemnidad”: Is 1, 13.

Ø  Lv 3, 17; 7, 22ss; Gn 9, 4-5: “Ésta es una ley perpetua, de generación en generación, dondequiera que habitéis: no comeréis nada de grasa ni de sangre”.

   BJ, p. 122: “La mayor parte del ritual sacrificial está consagrada a los sacrificios de expiación. Se distinguen dos tipos: sacrificio por el pecado y sacrificio de reparación, pero es difícil decir en qué difieren... la confusión aumenta si se los compara con leyes particulares (Lv 14, 10-32; Núm 6, 9-12; 15, 22-31). Este minucioso ritual será reemplazado por el único sacrificio expiatorio de Cristo... la mención del ‘campamento’ obedece a la atribución al tiempo del desierto de este tardío ritual”. Hb 9.

   El ritual es tardío y no pertenece al tiempo del desierto. Nos encontramos con continuas añadiduras posteriores atribuyéndolas a tiempos pasados, que el autor o autores desconocían.

Ø  Lv 4, 2,13,22,27; 5, 15; Núm 15, 27-28: “Si alguien peca por inadvertencia contra cualquiera de las prohibiciones...”.

 

   En el v. 13 se señala a toda la comunidad como la pecadora. ¿Cómo se puede pecar inadvertidamente? ¿Cómo puede toda una comunidad pecar inadvertidamente?

“Involuntariamente” traducen algunas B: RVR.

   Ver Núm 15, 30-31; 22, 28.

 

Las páginas 332 a 347 no entran en el Estudio de esta Web.
Páginas 348 y 349:
 

Ø  Lv 20, 2ss; 18, 21: “... si uno entrega uno de sus hijos a Mólec, morirá sin remedio; el pueblo de la tierra lo apedreará”.

   Trata de prescripciones ya consignadas.

   No sacrifiquéis a vuestros hijos a Mólec; el que lo haga, morirá. Gn 7, 21-24. ¿Dónde la diferencia? ¿Dónde la revelación superior?

·         LB, p. 143: “Muchos castigos pueden parecer desproporcionados a la falta; pero deben medirse con la mentalidad de la época”.

   Lo primero que sugiere esta explicación es que la mano de un dios justo, inmutable, etc., brilla por su ausencia, y que el libro únicamente debe medirse según la mentalidad de la época en que fue escrito.

   Yahvé no puso remedio a esa mentalidad y se adaptó a ella.

Ø  Lv 20, 9: “Quien maldiga a su padre o a su madre, será muerto”.

“De esta manera, no es voluntad de vuestro Padre celestial que se pierda uno solo de estos pequeños”: Mt 18, 14.

   Gn 7, 21-22; Mt 10, 34-36; 15, 1-6.

Ø  Lv 20, 10ss; Ex 20, 14; Dt 5, 18; 22, 22; Pr 6, 29, 32-35; Jn 8, 5: “Si un hombre comete adulterio con la mujer de su prójimo, serán castigados con la muerte: el adúltero y la adúltera”.

 

   Los hijos de los adúlteros no alcanzarán la madurez ni echarán raíces: Sab 3, 16; Ecli 23, 24-27. La culpa de los padres la pagarán los hijos, en una justicia difícilmente ponderable: Gn 3, 16.

   Extrañamente, en el pasaje de la adúltera del NT, Jesús, que vino a cumplir la Ley de Moisés y libre de pecado como estaba, no la apedreó sino que invitó a otros a que lo hiciesen. Tomo V.

Ø  Lv 20, 13; 18, 22: “Si un varón se acuesta con otro varón, como se hace con una mujer, ambos han cometido una abominación; han de morir”.

 

   Condena de la homosexualidad: condena a muerte de los homosexuales, como corresponde a un Dios de amor. Gn 19, 4-5; Dt 23, 18-19.

Ø  Lv 20, 17: “Si alguien toma por esposa a su hermana, hija de su padre o hija de su madre, y ve la desnudez de ella y ella ve la desnudez de él, es algo vergonzoso. Serán exterminados”.

 

   El delirio: Abrahán y Sara, hermanos. Lv 18, 6.

Ø  Lv 20, 18: Lv 15, 24.

 

Ø  Lv 20, 21: “Si uno toma por esposa a la mujer de su hermano, es algo impuro, pues descubre la desnudez de su hermano; no tendrán hijos”.

Con su cuñada puede uno casarse, incluso es una obligación cuando fallece el hermano: ley del levirato. Dt 25, 5; Gn 38, 8; Núm 36, 6.

Ø  Lv 20, 23: “No imitéis las costumbres de las naciones que yo voy a expulsar a vuestra llegada; pues, porque han obrado así, yo estoy asqueado de ellas”.

 

   ¿Ama Yahvé a todo el mundo? ¿Desprecia sólo al pecado y no al pecador? Un ejemplo más: Yahvé no sabe qué es la enseñanza.

Ø  Lv 20, 27: “El hombre o la mujer que practique el espiritismo o la adivinación será castigado con la muerte: los apedrearán”.

 

   Este v. es una adición: BJ, p. 144.

   Gn 1, 14-19; Ex 22, 17.

Ø  Lv 21, 3: “... una hermana virgen que viva con él y no ha sido desposada aún; por ella puede contraer impureza”.

Ø  Lv 21, 5-6: Los sacrificios sanguinarios por fuego que ofrecen los sacerdotes son el alimento de Dios. Esos sacerdotes no pueden raparse la cabeza, ni cortarse los bordes de la barba, ni hacerse incisiones en su cuerpo.

Ø  Lv 21, 7, 13-15: ”No tomarán [los sacerdotes] por esposa a una mujer prostituida ni violada, ni a una mujer repudiada por su marido; pues el sacerdote está consagrado a su Dios... tomará por esposa una virgen... de su parentela; ... así no profanará su descendencia entre su pueblo”.

“Ninguno de vosotros se acercará a una parienta suya próxima para descubrir su desnudez”: Lv 18, 6.

 

   Los sacerdotes se pueden casar, y Jesús no dijo nada en contra. La institución a la que se refiere, naturalmente, es la judía; pero Jesús no instituyó otra. Tt 1, 6; Núm 3, 11.

Una mujer viuda no está excluida, como lo está por Ez 44, 22, que no hace excepción sino para la viuda de un sacerdote: BJ, p. 145.

   “... así no profanará su descendencia entre su pueblo”. El sacerdote, si se une con una mujer que no es de la tribu elegida, profanaría el santuario y haría que corriera por su descendencia una sangre profana: BJ, p. 145. Racismo.

 

Volver