Esdras, Nehemías, Tobías, Judit, Ester, I-II Macabeos

24.04.2017 20:03

Esdras

Tomo II: páginas 257 a 259:

ESDRAS Y NEHEMÍAS

 

 

   Los libros de Esdras y Nehemías formaban en un principio la continuación de Crónicas, siendo probablemente todos del mismo autor. Se dio el nombre de Esdras a uno de los libros bíblicos que tiene, escritos en arameo, documentos referentes a la restauración del templo y que difiere considerablemente con el de Nehemías, el cual relata los mismos hechos, sobre todo en las listas de los israelitas que vuelven del exilio de Babilonia del capítulo 2 de Esdras y el 7 de Nehemías.

   “Escritos en forma de compilación de diversos documentos. Ignoramos su autor. No es improbable la sentencia de muchos que dicen haber sido su autor el mismo que el de las Crónicas”: NC, p. 464.

 

II.2.7 ESDRAS

 

 

   Describe la vuelta de los judíos de la cautividad de Babilonia a Jerusalén, gracias al edicto de Ciro -538 aC; Esd 1-2-, la reconstrucción del templo (3-6), la vuelta de un segundo grupo de desterrados bajo la dirección de Esdras, el cual se pronuncia por el mantenimiento de la ley mosaica, especialmente en lo referente al culto, y toma medidas contra los matrimonios mixtos (7-10).

   El regreso del cautiverio no fue exclusivo para los israelitas sino que era una medida que tomaron los reyes persas también para otros cautivos de diferentes pueblos.

   Ver II.4.1 (El regreso a la patria) para comprobar que, con toda seguridad, el texto bíblico sobre ese primer regreso está falseado. La NC, p. 464, nos traslada la verdadera crónica de Ciro: “Yo reduje los dioses a los lugares que habían habitado y los instalé en su morada eterna. Yo reuní a todas las gentes y las restablecí en sus domicilios, y los dioses de Sumer y Acad, que Nabonides, con grande enojo del señor de los dioses, había traído de Babilonia, por orden del dios Marduc, yo les hice ocupar en sus santuarios la morada amada de su corazón”.

   Ciro no nombra al dios israelita pero sí a otros, y a otros pueblos. Eso hace pensar que las adulaciones judíìas de su dios puestas en boca de los persas no son otra cosa que inventos ↓, y que no fue Ciro sino Darío, su sucesor, quien permitió el regreso de los israelitas.

   La reconstrucción del templo (cuyos cimientos echó un persa según Esd 5, 14-16, y los albañiles de Zorobabel y Josué según Esd 3, 2b,10ss) y su dedicación no tiene lugar hasta 515 aC, es decir, unos 24 años después del edicto de Ciro, mientras que Artajerjes no nombra a Nehemías gobernador de Jerusalén hasta el 444 aC, catorce años después (458 aC) de que el mismo rey persa permitiese aquella segunda repatriación, bajo las órdenes de Esdras. Sin embargo, otros sitúan, cronológicamente, la actividad de Esdras en tiempos de Artajerjes II (404-359), y concretamente hacia el año 397. LB, p. 508. Pero ver Esd 1, 1ss; 3, 7-8; 5, 14-16; 7, 1ss sobre esta cuestión.

   Debo advertir también al lector que el libro de Esdras es además, en su conjunto y aunque con un fondo histórico, un invento de situaciones y personajes, listas de repatriados que no corresponden, reyes y épocas que tampoco corresponden, falsificación de documentos, etc. con el fin de construir un pasado israelita y dar cumplimiento a una serie de profecías, finalidad que el propio libro no contiene a causa de su imposibilidad histórica. El lector debería estar muy atento a estos pasajes puesto que intentan pasar como ciertos multitud de hechos inaceptables, tanto para la Historia como para la propia historia bíblica. Deberían releer la Introducción a Crónicas, Esdras y Nehemías en donde es la propia BJ la que nos informa. La Ley. Un invento: II.1.2.

 

   He de repetir e insistir en estos puntos: tantas veces como el texto bíblico lo repite e insiste, a riesgo de hacerme molesto.

 

I. LA VUELTA DEL DESTIERRO Y LA RECONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO

 

Ø  Esd 1, 1-2: "En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumpllimiento de la palabra de Yahvé, por boca de Jeremías, movió Yahvé el espíritu de Ciro que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino: «`Así habla Ciro, rey de Persia: Yahvé, el Dios de los cielos... Él me ha encargado que le edifique un templo en Jerusalén, en Judá»´".

 

   p     Ciro no tenía a Yahvé como dios. Como en otras ocasiones, el ensalzamiento de Yahvé por parte de personajes no israelitas nos deja claro las intenciones de los autores bíblicos, tal como vemos en el v. 1: “En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la palabra de Yahvé, por boca de Jeremías, movió Yahvé el espíritu de Ciro, rey de Persia, que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino”.

   Para el autor bíblico la publicación del edicto de Ciro fue a causa de que Yahvé se lo ordenó, del mismo modo que afirma que las guerras de la potencia imperial persa, y antes las asirias y caldeas, fueron promovidas por el dios israelita. Este es el que mueve todos los hilos, el que decide quién debe invadir a quién, etc.

   Asimismo, el contexto de estos pasajes también nos quiere hacer creer que Esdras era israelita. Pero el final de este v. 2, y la ELB, nos dicen claramente que era persa, enviado por Artajerjes para construir un templo en Jerusalén en nombre del rey, con fuerzas militares que le acompañaban puesto que iba a Judá, territorio persa:

 

·         “Esdras. Funcionario de la cancillería del rey persa Artajerjes, especialmente encargado del arreglo de los asuntos judíos. Se hizo mandar a Judá con poderes muy extensos para la organización religiosa y un gran séquito de soldados y servidores del Templo. Tenía como misión, sobre todo, imponer la Ley de Moisés al pueblo judío. Se ha dado el nombre de Esdras a uno de los libros bíblicos que contiene, escritos en arameo, documentos referentes a la restauración del Templo”. EB, p. 96. Ver 5, 3,6; 6, 6; II Mac 1, 34ss.

·         Cualquier buen diccionario o un buscador de Internet nos informa que sólo los miembros de la nobleza persa y parientes del rey eran escogidos para ser nombrados sátrapas, gobernadores de los territorios ocupados, y que sólo a partir de Darío I, posterior a Ciro, hubo sátrapas.

 

   Es evidente la mezcla de pasajes e ideas contradictorias, entre verdades, medias verdades e inventos, estos últimos para ensalzar a Yahvé y todo en general para convertir a unas personas persas en israelitas y hacerlos pasar por descendientes de la realeza davídica.

   La BJ, p. 525, también aporta su grano de arena: “Los reyes de Persia fueron en general muy liberales en los cultos de los pueblos conquistados, que ellos restauraron y sostuvieron con su apoyo, sin dejar de controlarlos”.

   Así es: Esdras era un funcionario persa que fue a controlar a los judíos los cuales continuaban estando bajo el dominio del imperio persa. 2, 63.

   LB, p. 436: “... porque políticamente seguía siendo Judá simple provincia del imperio persa. Ni había, pues, independencia, ni reino, ni nación”. En otras palabras: Zorobabel (2, 63 ↓), no podía proclamarse o ser proclamado rey de ningún reino.

   ₣  “De hecho, Zorobabel, nieto de Jeconías, al regreso del Destierro, sólo fue alto comisario de Judá”, dice la BJ, p. 1196, de Jer 22, 30. Pero este pasaje profetiza que Jeconías no tendría hijos que reinasen. Profecías de Jeremías, Tomo IV.

   Esdras y los sacerdotes postexílicos, los autores/constructores del judaísmo.

 

·         «Hoy se tiende a creer que la mayoría de los textos bíblicos fueron escritos originariamente en la llamada época persa, tras el regreso de los israelitas del exilio de Babilonia (538-332 aC)». → Tomo I. Pentateuco. Prólogo ; Gn 2, 4b-7 ; Ex 18, 1ss ; Ex 19, prólogo ; Estudio I.2.1. Historicidad de los textos bíblicos ; Estudio I.2.3. Moisés . ↔ II.1.2; II.4.1. Josué, Prólogo; Jos 8, 28; I Re 5, 4-5..

 

   Reveladora aportación también de la BJ, p. 525: “Los setenta años de cautiverio anunciados por Jeremías no eran más que una cifra en números redondos...”. Pero hubiesen acertado más si ese número hubiese sido sesenta.

 

Páginas 260 a 270 no entran en este Estudio

Páginas 271 y 272:

   El no haber quedado nadie, es decir, si los hubiese exterminado, representa la justicia de Yahvé.

 

Ø  Esd 10, 2-3,10-12; 9, 1-2; Ne 13, 25-27: “«Hemos sido rebeldes a nuestro Dios, casándonos con mujeres extranjeras, tomadas de entre la gente del país. Ahora bien, a pesar de ello, todavía hay una esperanza para Israel. Hagamos un pacto con nuestro Dios comprometiéndonos a despedir a todas las mujeres extranjeras y a los hijos nacidos de ellas, conforme al consejo de mi señor y de los temerosos de los mandamientos de nuestro Dios. Hágase según la Ley...». Entonces el sacerdote Esdras se levantó y les dijo: «Habéis sido rebeldes al casaros con mujeres extranjeras, aumentando así el delito de Israel. Ahora, pues, dad gracias a Yahvé, el Dios de vuestros padres, cumplid su voluntad y separaos de la gente del país y de las mujeres extranjeras.» Toda la asamblea respondió en alta voz: Sí; haremos como tú dices...”.

 

   Esdras hace una limpieza étnica: los pasajes no son misóginos sino más bien xenófobos, racistas. Ex 17, 8ss.

 

Ø  Esd 10, 18ss: " Entre los sacerdotes, se halló que se habían casado con mujeres extranjeras los siguientes: entre los hijos de Josué, hijo de Josadac, y entre sus hermanos: Maasías, Eliezer, Yarib y Godolías; éstos se comprometieron bajo juramento a despedir a sus mujeres, y ofrecieron por su delito un carnero en sacrificio de reparación... pero despidieron tanto a las mujeres como a sus hijos".

 

   BJ, p. 535: “El informe sobre el despido de las mujeres extranjeras sólo tenía, después del v. 17, los vv. 19 y 44b. El Cronista ha introducido aquí una lista de los culpables que ha podido tomar de los archivos del templo, pero que ha modificado inspirándose en Esd 2 = Ne 7 y en Esd 8. Corregimos algunos nombres según 3 Esd y las versiones”.

 

 

II.2.8 NEHEMÍAS

 

 

   A pesar de las contradicciones, no debe separarse del libro de Esdras. Describe la reconstrucción de las murallas de Jerusalén, después de la cautividad, bajo la dirección de Nehemías, el cual sólo consigue salir adelante en contra de muchas oposiciones (1-6). Se preocupa de que Jerusalén esté poblada (7; 11).

 

Ø  Ne 3, 1ss: “El sumo sacerdote Eliasib...”.

 

   BJ, p. 538: “El cap 3 reproduce un documento sacado de los archivos del templo, que forma parte integrante de la Memoria de Nehemías...”.

   En los archivos del templo también hay material inspirado.

 

Ø  Ne 4, 9: “... se retiraron...”.

 

   BJ, p. 540: “Es un añadido”.

 

Ø  Ne 5, 5: “... sin embargo tenemos que entregar como esclavos a nuestros hijos y a nuestras hijas...”.

 

   LB, p. 524: “La ley permitía vender los hijos como esclavos”. Ex 21, 6; Dt 15, 2.

 

Ø  Ne 5, 9:¿No queréis caminar en el temor de nuestro Dios, para evitar los insultos de las naciones enemigas?”.

 

   ¿Hay que tener temor de Yahvé?

 

"No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto echa fuera el temor, porque el temor supone castigo, y el que teme no es perfecto en el amor”: I Jn 4, 18; Rm 8, 15; Hb 2, 15; II Tm 1, 7.

 

Ø  Ne 5, 13: “Luego sacudí los pliegues de mi manto diciendo: «¡Así sacuda Dios, fuera de su casa y de su hacienda, a todo aquel que no mantenga esta palabra: así sea sacudido y despojado!»”.

   Superstición y maldición. Artes mágicas.

   Ne 7: Para comprobar todas las contradicciones de este cap. de Nehemías con las de Esdras, ver el libro de este.

 

Ø  Ne 7, 32: "Los hombres de Betel y Ay".

 

“Josué incendió Ay y la convirtió para siempre en una ruina”: Jos 8, 28.

 

   ₣  Ay continuaba habitada en tiempos de Nehemías. La profecía de Josué falló.

 

Ø  Ne 7, 64: "Estos investigaron en su registro genealógico, pero no figuraban; por lo cual se les excluyó del sacerdocio".

 

   Jesús, el falso mesías. Futuro libro del autor del presente donde estarán desarrolladas todas las profecías mesiánicas falsamente atribuidas a Jesús. Tomos V y VII. Mt 1. Salm 16, 10.

   [Nota de esta 2ª Edición del Tomo II: Jesús, el falso mesías fue publicado en enero 2008, y revisado en julio 2011 en otra edición].

   Nótese: mesías, escrito con inicial minúscula. Lo sostienen los EJ: no es un nombre.

Páginas 273 a 300 no entran en este Estudio.
Página 301:
 

Ø  Jdt 16, 17; Est 4, 17b; Salm 104, 24: "El Señor omnipotente...".

 

   ¿Es Yahvé omnipotente?. Gn 18, 1.

 

Ø  Jdt 16, 31: “El día de la fiesta de esta victoria es señalado por los Hebreos entre los días santos, y le honran los Judíos desde aquel tiempo hasta el presente”.

   Este v., como otros, no aparece en la BJ ni en la NC, sino sólo en la VL y LB. Sin embargo, no poseemos ningún vestigio de esta solemnidad. Así lo aclara la BJ, p. 588.

 

 

II.2.11 ESTER

 

   EB, p. 97-98,35-36: "Gracias a la sabiduría de Mardoqueo, padre nutricio de Ester, esposa del rey Asuero, y gracias sobre todo al tacto de esta mujer judía, la amenaza de exterminio del pueblo judío fue alejada. Las adiciones al libro de Ester, consideradas como apócrifas por los protestantes [y por algunas tendencias judías, como los caraitas], pertenecen como escritos deuterocanónicos en la Biblia católica.

   Asuero: siguiendo el libro de Ester (1, 1ss) este rey persa tiene que ser identificado con Jerjes, rey de Persia (485-465 aC). Ver Esdras 4, 6. Asuero, padre de Darío (Daniel 9, 1) no tiene que ser confundido con el Asuero de Ester".

   LB, p. 462: "El libro varía mucho, en cuanto a su extensión, entre el texto de la Biblia hebrea y las versiones griega y latina. Estas contienen bastantes adiciones y disponen el libro en orden diferente... San Jerónimo tradujo del hebreo al latín: los diez primeros capítulos; y, a manera de suplementos, añadió estos otros que él no encontró en el texto hebreo, pero sí vio en la versión griega. Para la Iglesia el valor de estos suplementos es idéntico al de los demás libros porque también los considera escritos bajo la inspiración divina y totalmente canónicos... Estas adiciones plantean un problema difícil y todavía no resuelto. ¿Cuál es realmente el escrito original: el texto hebreo, en donde precisamente no se nombra a Dios ni una sóla vez, o el que nos dan las versiones, que tienen un matiz más religioso, más piadoso?... No es posible responder de una manera tajante esta cuestión. Para nosotros es suficiente el decir que la Iglesia, maestra infalible, tiene como libro sagrado tanto el contenido integral del texto hebreo como las adiciones de la versión griega y latina. Respecto al autor del libro no sabemos nada de él...".

   El libro no sólo no nombra a Yahvé ni una vez, sino tampoco a Israel refiriéndose sólo a “los judíos”, extrañamente puesto que este término se aplicó a todos los descendientes del reino de Judá sólo después de la cautividad de Babilonia, y en el libro de Ester los israelitas estaban todavía en tierras persas ↓ . EB, p. 167.

 

 

Páginas 302 a 329 no entran en este Estudio.

Página 330:

Ø  I Mac 14, 41: "... y que a los judíos y a los sacerdotes les había parecido bien que fuese Simón su hegumeno y sumo sacerdote para siempre hasta que apareciera un profeta digno de fe".

   Algunos EC ven en este v. al mesías. Sin embargo, el autor de Macabeos está hablando de un profeta y no del mesías.

Ø  I Mac 15, 16: “Lucio, cónsul de los romanos, saluda...”.

   Lucio Cecilio Metelo Calvo, cónsul del 142. Pero el contexto se refiere entre los años 139-138 (v. 10). La circular romana no está en su sitio. BJ, p. 640.

 

Ø  I Mac 16, 16a: Simón y sus hijos se emborrachan.

 

Ø  I Mac 16, 16b: “... y lanzándose sobre Simón en la sala del banquete, lo mataron a él, a sus dos hijos...”.

 

   p  BJ, p. 642: “En realidad, los dos hijos de Simón fueron muertos más tarde”.

   Luego el texto miente.

 

Ø  I Mac 16, 23-24: “Las restantes actividades de Juan, sus guerras, las proezas que llevó a cabo, las murallas que levantó y otras empresas suyas, están escritas en el libro de los Anales de su pontificado a partir del día en que fue nombrado sumo sacerdote como sucesor de su padre”.

 

   BJ,: “Extractos de esos Anales aparecen en la obra de Josefo. La fórmula recuerda adrede las de los libros de los Reyes, p.e. II Re 10, 20”.

   LB, p. 616: “Estos Anales no han llegado hasta nosotros”.

 

II MACABEOS

 

   Exceptuando algunos datos, las notas del II Mac que figuran en I Mac no van a ser otra vez reproducidas ahora.

 

I. Cartas a los judíos de Egipto

 

Ø  II Mac 1, 10ss: "Los que están en Jerusalén y en Judea, los ancianos y Judas saludan y desean prosperidad a Aristóbulo, preceptor del rey Tolomeo, del linaje de los sacerdotes ungidos, y a los judíos que están en Egipto. Acción de gracias por el castigo de Antíoco. Salvados por Dios de grandes peligros, le damos rendidas gracias, como a quien nos ha guiado en la batalla contra el rey, ya que Él ha arrojado fuera a los que combatían contra la ciudad santa...".

 

   p  La BJ, p. 643, da la explicación de esta segunda carta: "Se hace pasar la segunda carta como documento cuarenta años más antiguo que el anterior, puesto que es una invitación (v. 18) para la misma dedicación del templo, que tuvo lugar el 25 de Quisleu del 148 seléucida (15 diciembre del 174 aC)... al incluirlo en el comienzo de su obra, el autor sagrado no sale fiador en cuanto a su valor histórico". Ver también NC, p. 551.

   Del v. 16, la BJ dice: “Este relato popular del fin de Antíoco no cuadra ni con el de 9, 1ss ni con el de I Mac 6, 1ss”.

 

Páginas 331 a 346 no entran en este Estudio.

 

Volver