El Papa en apuros

04.04.2016 19:00

ESTUDIO

El Papa en apuros

... ante una consulta teológica fundamental

 

Noticia de hace cierto tiempo, pero muy interesante para comprobar de nuevo que los jerarcas eclesiásticos, en esta ocasión la máxima autoridad de la Iglesia católica, o bien no se saben la Biblia, o bien esperan que sean sus feligreses los que la desconozcan, y así salir del paso ante preguntas incómodas y sin respuestas coherentes.
Mis comentarios en rojo y sangría a la derecha.

Hace unos años, un niño le preguntó (al Papa Francisco): "¿Qué hacía Dios antes de crear el mundo?". En medio de la curiosidad que le despertó el interrogante, el papa buscó la forma de responder, pero no fue fácil, dice la noticia.
 
La pregunta no era baladí, y pienso que no descubro nada si se admite que eso lo han pensado muchas personas, entre las que no está el Papa, al parecer. Y, sinceramente, digo yo que debería ser uno de los primeros en hacerse esa pregunta, sobre todo si estudió teología: ¿cómo puede ser que esa cuestión, elemental y palmaria, pusiese entre la espada y la pared a un experto, se supone, en "asuntos divinos" hasta el punto que "le costó contestar"? 
 

El Papa, ante la espada y la pared al formularle una consulta teológica primordialˮ


"Les aseguro que me costó contestar", reconoció Francisco, según reprodujo el portal El Comercio...
 
El Papa, puesto en apuros ante una pregunta fundamental. Deducción: el Papa no sabía la respuesta, el Papa, la máxima autoridad de la Iglesia católica, la mayoritaria en el cristianismo, y tuvo que improvisar, según se deduce. La verdad es que a mí me suena como algo muy grave.
 
... y agregó: "Le dije lo que les digo ahora a ustedes: antes de crear el mundo Dios amaba, porque Dios es amor". ...
 
Bien, pues yo diría que más le hubiese valido "pasar" de la consulta y hacerse el sordo, pues su respuesta deja mucho que desear pero demuestra muchas cosas.
El Papa echó mano del consabido y trillado "amor divino". Con eso creyó haber respondido satisfactoriamente, pero no lo hizo, tal vez sí a vista y oído de muchos creyentes, pero difícilmente de quien ha leído la Biblia, a vista y oído de las personas críticas, de quien se cuestiona cosas y no acepta aserciones a la ligera ni a ciegas, solo porque procedan de una autoridad eclesiástica.
Así es, cualquiera que haya leído la Biblia sabe que ese amor divino brilla por su ausencia en casi todo el libro, que su plan amoroso ya empezó torcido y va a terminar, según la revelación, en un baño de sangre y vísceras, con la destrucción del universo entero pues así lo tiene todo dispuesto el Amor Supremo desde antes de la creación del mundo, de ese mundo al que había destinado su desbordante amor..., después de pasar por un sin fin de penalidades, de más sangre y vísceras, de órdenes/leyes de ¡matar, matar, matar!, de destrucción, de adoración exclusiva a él mismo por parte de su creación, a pesar de haber pasado toda una eternidad sin esas necesidades..., aparte de que el niño le hubiese podido hacer otras preguntas, principalmente: "¿A quién amaba Dios antes de crear el mundo?". A lo mejor a sí mismo pues no había nadie más, le hubiese respondido Francisco de ser sincero.
 
... "Era un hombre tan grande y desbordante de amor que no podía ser egoísta, tenía que salir de sí mismo para tener a quién amar fuera de sí mismo y ahí Dios creó al mundo. Ahí Dios hizo esta maravilla en la que vivimos y, como estamos un poquito mareados, la estamos destruyendo", expresó...
 
... "Era un hombre". No, Sr. Francisco, "Dios no es un hombre, y nunca lo será", dice la Biblia en su primera parte (AT), pasado por alto olímpicamente por el cristianismo hasta el extremo de convertir en Dios a un hombre.
"Tan grande y desbordante de amor". Entonces, fue egoísta durante una eternidad hasta que decidió crear a alguien a quien amar. Eso se llama "cambio en un Dios inmutable", una imposibilidad teológica. 
"Tenía que salir de sí mismo...". ¿Cómo puede salir de sí mismo un ente que lo llena todo, que es omnipresente, como también dice la Biblia?
"... para tener a quién amar fuera de sí mismo". ¿Y no se dio cuenta antes? ¿Qué puede haber fuera de él mismo si es "lo Absoluto, lo Completo y Perfecto? ¿Cómo estuvo toda una eternidad sin la necesidad o el capricho de amar, y de crear, si deseaba amar, y se supone que esa necesidad la tuvo que tener desde siempre pues no puede haber cambios en un ente inmutable? ¿Qué acontecimiento -¿?- le indujo a empezar a amar a una creación? 

Pero, ¿realmente amó a su creación?ˮ


"Esta maravilla en la que vivimos". Sí en ciertos aspectos, no en muchos otros.
 
En efecto, la Biblia dice que Dios no necesita nada, que lo llena todo, que no cambia, que siempre es el mismo... ¿Qué hacemos con todo eso, Sr. Francisco? ¿Cómo iba a hacer una creación si no necesitaba de nada, si es lo Completo?
 
 ... "Todo el amor que Dios tiene en sí, toda la belleza que Dios tiene en sí, toda la verdad que Dios tiene en sí, la entrega a la familia", "Una familia es verdaderamente familia cuando es capaz de abrir los brazos y recibir todo ese amor", agregó.
 
Pero la Biblia dice también que los miembros de la familia se matarán entre ellos a causa de la predicación del Evangelio, es decir, al recibir ese ¿amor? la familia quedará descompuesta y dividida, destruida, que para ser discípulo hay que abandonar a la familia, como hicieron los discípulos de Jesús en una muestra de amor infinito, que conseguirá el ciento por uno y heredará la vida eterna quien haya abandonado a toda su familia y la haya aborrecido u odiado, que hay que amar a Jesús más que a la propia familia..., aparte de, volviendo a lo anterior, ¿a quién entregó su amor antes de crear a una familia? ¿Cómo pudo permanecer sin dar amor todo el tiempo anterior a la creación?: no, no vale lo de que para Dios no existe el tiempo, que es atemporal, pues al referirnos a una creación siempre hay un tiempo anterior y posterior a la misma, tal como dice la propia Biblia. Si en efecto, para Dios no existe el tiempo e hizo una creación, entonces esta sería lo que fuese menos creación, lo que lleva a problemas teológicos de difícil solución, si es que hay alguno que se pueda solucionar.
 
No, Sr. Francisco, lo que dio Dios no fue amor: según la revelación que defiende, lo que dio es odio, destrucción, violencia, leyes de asesinatos, de homofobia, de esclavitud, de enfrentamientos entre hombres, y un largo etc. poco o nada agradable.
Quien desea dar amor no planea ni plantea, ya desde la eternidad y desde el primer momento, una creación poniendo trabas y trampas para que los primeros creados caigan en un pecado, y de esta manera desarrollar su macabro y paranoico plan de redención descrito en la Biblia, es decir, concebido y planeado desde antes de esa creación, como he dicho ya, desde antes de que alguien pudiese pecar, máxime teniendo en cuenta también que tenía ya preparada la víctima propiciatoria para reparar su macabro plan, concebido y desarrollado de la manera que quiso desde la eternidad. Eso no es amor: eso es sadismo, monomanía, perfidia. Todo ello no es dar amor, sino pedir amor a su creación para con él cuando está con vida, bajo amenazas repugnantes en caso de no aceptarlo, y con el único fin de dar pleitesía y adoración a la deidad una vez fallecido, necesidades que nunca había tenido, y eso quien lo consiga pues la mayor parte de su creación padecerá tormentos eternos, muy amorosamente, eso sí, por merced de un lugar de castigo para quien no haya creído en él. Tampoco es amor elegir a un único pueblo de entre todos los creados para que fuese el pueblo de su propiedad, dando migajas al resto, migajas y espada.
 
Léase la Biblia, Sr. Francisco; verá que el poco amor que hay en ella es condicionado, y eso no es amor: eso es desamor. Léala, algunos ya lo hemos hecho y tenemos un escudo en el que rebotan las manifestaciones falsas, tergiversadas y engañosas de quien no la leyó, o de quien la usa esperando que sean los demás los que no la conozcan.
 
MiltonAsh (2016)
 
 
 
 
 
 
Volver