Estudios bíblicos/1-4

__________________________
__________________________________
Estudios publicados en es.charla.religión en octubre 1998. En junio 1999 en la Web, y renovados en diciembre 2009
Monarquia sí, monarquía no
 
El pueblo a Samuel: "Danos un rey para que nos gobierne...": I Sam 8, 5.

    Yahvé, por medio de Samuel, advierte al pueblo de los inconvenientes de tener rey: "El derecho del rey será este: tomará a vuestros hijos y se servirá de ellos... los hará labrar sus campos... Tomará vuestras hijas... Se apoderará de lo mejor de vuestros campos... Exigirá el diezmo... Entonces clamaréis a causa del rey que os habéis elegido, pero Yahvé no os responderá":  I Sam 8, 10ss; 10, 19.

 

   Sin embargo, más tarde cambia de opinión:

"La prosperidad de un pueblo es tener un rey inteligente... tener rey es señal de  prosperidad... el propio Yahvé dirige, protege, etc. al rey... hay reyes bondadosos y leales... el país que tiene rey es dichoso...": I Cro 22, 12; Salm 31, 16; 33, 16; 61, 7; 63, 12; 72, 1; Pr 8, 15; 14, 35; 16, 10,12-13,15; 20, 8; 20, 26; 20, 28; 21, 1; 24, 21; 25, 5; 29, 4,14; Ecle 5, 8; 8, 2; 10, 17; 10, 20; Sab 6, 24.

   Así, pues, ¿es o no es conveniente tener rey?

 Notemos el cambio de parecer del "dios inmutable".
 ___________________________________________________________________________________________
2.- ¿Oración o maldición?
 

En vista de que, en la mayoría de los casos y por no decir en todos, con la oración no se consigue lo prometido por Jesús  por muchas vueltas que se le dé al tema...
 

"Os aseguro además: Si dos de vosotros unen sus voces en la tierra para pedir cualquier cosa, la conseguirán de mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados...; todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis obtenido y se os concederá; ... no importa lo que pidamos, él nos oye": Mt 18, 19-20; Mc 11, 24; Jn 14, 13; 16, 24; I Jn 3, 22; 5, 14.
 

   ... tal vez deberíamos probar con la maldición. Eliseo (y otros) consiguieron que Yahvé escuchase, y con premura:

 
"Y cuando (Eliseo) subía por el camino, salieron unos muchachitos de la ciudad, que se burlaron de él, diciéndole: ¡Sube, calvo; sube, calvo!. Se volvió para atrás, los miró y los maldijo en nombre de Yahvé. Y al momento salieron del bosque dos osas y despedazaron a cuarenta y dos de aquellos muchachos. De allí se fue al monte Carmelo, de donde se volvió a Samaría": II Re 2, 23-25.
  
 
   ... y supongo que se fue la mar de tranquilo.
 
 
   La Biblia de Jerusalén llega a catalogar esa atrocidad de Yahvé como "milagro de Eliseo": pág. 417.
   A pesar de todo, sin embargo, en varios versículos se afirma que Dios escucha la oración: Mt 18, 19-20; Mc 11, 24; Jn 14, 13; 16, 24; I Jn 3, 22; 5, 14... claro que eso no quiere decir que haga caso: en efecto, un ser omnisciente, omnipotente, providente, inmutable... no puede cambiar a causa de las oraciones; él sabe desde siempre qué ocurrirá por lo que cualquier oración/petición que se le haga no tiene sentido alguno y no es otra cosa que un disparate teológico más para engañar a incautos: Rm 10, 1.

   Ahora bien, no escucha a los pecadores: Job 24, 12; Salm 34, 16-18; 66, 18; Pr 15, 29; 28, 9; Is 1, 15; Ez 8, 18; Miq 3, 4; Zc 7, 13; Jn 9, 31; Act 10, 35... a pesar de que Jesús dijo que había venido a salvar a los pecadores: Lc 5, 32; I Tm 1, 15; I Jn 2, 2.

   Pablo les dijo a los tesalonicenses que orasen constantemente: I Tes 5, 17.

  II Cro 19, 2; Pr 28, 9.

 

Yahvé dice que todos somos pecadores: I Re 8, 46; II Cro 6, 36; Salm 14, 2-3; 51, 5; 130, 3; 143, 2; Pr 20, 9; Ecle 7, 20; Is 53, 6; Rm 3, 9,23; Ga 3, 22; Sant 3, 2; I Jn 1, 8

Yahvé dice que no escucha a los pecadores: Job 24, 12; Salm 34, 16-18; 66, 18; Pr 15, 29; 28, 9; Is 1, 15; Ez 8, 18; Miq 3, 4; Zc 7, 13; Jn 9, 31; Act 10, 35... 

 Luego Yahvé dice que la oración no sirve para nada... naturalmente: como he dicho antes, ¿cómo va a influir en un ser omnipotente, omnisciente e inmutable que ya lo tiene todo decidido desde antes de la creación del mundo?

_______________________________________________________________________________________
3.- ¿La culpa de los padres la pagarán los hijos? 

No:
"No morirán los padres por culpa de sus hijos, ni los hijos por culpa de sus padres": Dt 24, 16; II Re 14, 6; II Cro 25, 4; Jer 31, 30;
Ez 18, 1-4.

"Este hijo no morirá por la maldad de su padre... el que peca es quien morirá. El hijo no pagará la culpa del padre": Ez 18, 17-20.

 Sí:

"Maldita será la tierra por tu causa...; Así fueron exterminados todos los habitantes de la tierra, quedando sólo Noé...; Maldito sea Canaán, esclavo de esclavos será para sus hermanos...; y destruyó estas ciudades con todos sus habitantes...; ... y Yahvé que castiga la falta de los padres en los hijos...; Yahvé hace perecer al justo y al culpable; ¡Preparad la matanza de los hijos por culpa de los padres!; la iniquidad de los padres la castigas después en los hijos"...: Gn 3, 16-17; 7, 23; 9, 25ss; 19, 25; Ex 20, 5; 34, 7; Lv 26, 39; Núm 14, 18; Job 9, 22-24; Sab 3, 16-19; Is 14, 21; Jer 32, 18...

"El Señor perdona tu pecado (el de David), pero por haber ultrajado al Señor con esto,  morirá el hijo que te acaba de nacer": II Sam 12, 13-14; I Re 14, 10,12-13,17.

________________________________________________________
 4.- Yáhvé, ¿dios de paz o dios de guerra?
 

 Dios de paz: 

"... y le bendice con la paz; Príncipe de paz; Paz os dejo, mi paz os doy; ...... y el Dios de la paz...": Lv 26, 6; Núm 6, 26; Salm 29, 11; 122, 7; 147, 14; Pr 3, 17; Is 9, 5-6; 45, 7; 60, 17; Mc 5, 34; Lc 1, 79; 2, 14; Jn 14, 27; Rm 15, 33; 16, 20; I Cor 1, 3; 14, 33; Flp 4, 7,9; I Tes 5, 23; Hb 13, 20; I P 3, 11...

 

Dios de guerra:

 

"Yahvé es un fuerte guerrero; Yahvé de los ejércitos es mi nombre; Yahvé pasa revista a sus tropas de guerra;...

... Nuestro Dios luchará por nosotros; Yahvé, poderoso en batallas; Porque Yahvé es el Señor de la guerra; Si vuelves en paz, es que Yahvé no ha hablado por mí; ... porque Yahvé exterminará a todos los habitantes de la tierra; No creáis que vine a traer paz a la tierra, no vine a traer paz, sino espada; El que no tenga espada, que venda su manto y la compre... ": Ex 14, 14; 15, 3; 18, 1ss;  Dt 1, 30; 7, 1; 20, 4; Jos 10, 42; 23, 3,5,10; I Sam 17, 47; I Re 22, 28; II Cro 14, 11; 20, 15; Ne 4, 20; 6, 16; Salm 2, 9; 24, 8; 46, 11; 60, 14; 89, 14; 135, 10-12; 136, 17ss; 149, 6; Pr 20, 18; 21, 31; 24, 6; Sab 18, 15-16; Is 11, 4; 13, 4-5; 42, 13; 51, 15; 59, 17; 63, 3-4; Jer 9, 14; 31, 36; 51, 19; Lm 2, 17; Am 4, 13; So 1, 18; Zc 14, 2-4; Mt 10, 34; Lc 12, 51-52; 22, 36; Jn 7, 43; 9, 16; Ap 6, 2; 19, 11...

 

   Y, cuando no hay guerra, se lamenta  y ensalza a sus añorados héroes de guerra: 

"¡Cómo han caído los héroes, cómo se han perdido los guerreros!":  II Sam 1, 19,25,27

    También los israelitas se quejan de que en algunas veces Yahvé no está al frente de sus tropas exterminando a sus enemigos:

"¿No eres tú, oh Dios, quien nos rechaza, y no sales al frente de nuestras tropas?": Salm 60, 12; 108, 12-14

   De lo cual se deduce que Yahvé no tiene nada de especial en comparación de otros dioses asesinos inventados hace varios miles de años. Simplemente tuvo más suerte: los otros están semiolvidados, éste ha subsistido a lo largo del tiempo gracias a la suplantación de personalidad, al terror, al horror, la mentira, el engaño, la superstición, la ignorancia y otras calamidades.